Archivos para septiembre, 2009

Una de las técnicas que quizás goce de menos popularidad sea la de la evaluación de compañeros de grupo.
En principio parece poco honesto, evaluar a un compañero, pero hemos de tener en cuenta que la evaluación no tiene porque ser considerada como una acción negativa, pues a nivel individual debemos considerar que la evaluación externa es un principio de mejora de las capacidades de uno mismo.
El e-learning (mas bien los Entornos Virtuales de Aprendizaje) es un entorno propicio para el trabajo en grupo y colaborativo, donde el conocimiento y las capacidades se adquieren de modo cooperativo y de forma constructivista. Para ello es fundamental que la dinámica de grupo sea adecuada y que los componentes colaboren en su justa medida.
No siempre es posible que los componentes de un grupo participen de forma equitativa, pues hemos de tener en cuenta que las circunstancias personales influyen directamente en el grado de compromiso.

A la hora de evaluar el trabajo en grupo , es imprescindible que el tutor On line, tenga acceso a los espacios de trabajo del grupo y pueda comprobar el grado y calidad de participación de cada componente.

No obstante hemos de tener en cuanta que según los medios de comunicación empleados en el grupo, puede haber factores que se escapen a la evaluación, por ejemplo si se utiliza herramientas de comunicación síncronas, tipo chat, u otros medios ajenos al Entorno Virtual, como correo personal o teléfono, en estos casos la evaluación es difícil y cuando menos sesgada.

Para ello se debe planificar el modo de trabajo orientado a la posibilidad de llevar a cabo una evaluación justa y objetiva.

Lo primero que se puede hacer es delimitar muy claramente los medios y espacios de trabajo qe se pueden utilizar y de qué modo.

Por ejemplo podemos permitir el uso de chat, siempre y cuando se reflejen pequeños resúmenes a modo de actas de las reuniones que se realicen de forma grupal y con carácter formal.

Así mismo es muy importante delimitar los espacios de trabajo que se utilizarán. Si la plataforma de aprendizaje permite la posibilidad de crear espacios de trabajo para el grupo, será allí donde se refleje el trabajo del grupo.

Si utilizamos herramientas tipo Web 2.0, como documentos compartidos, se debe reflejar claramente cuales son y el tutor debe tener acceso a las mismas, de forma que pueda evaluar la aportación de cada componente del grupo.

Con todo y eso, es muy probable que la valoración que el tutor dé de cada componente puede que no se ajuste a las valoraciones individuales, pues es muy normal que dentro de los grupos se establezcan relaciones de simpatía unas veces y quizás otras de confrontamiento mas o menos declarado.

Es ahora cuando entra en juego el ajuste de la evaluación individual en base a las valoraciones que cada componente realiza de sus compañeros, pues es un instrumento que nos va a permitir ajustar y comprobar la valoración que el tutor ha realizado. Conociendo la dinámica habida en el grupo no es difícil detectar las valoraciones excesivas o viciadas por una mala empatía entre componentes. Por norma general la media se acercarña y afianzará la valoración realizada por el tutor,  pero puede haber casoa en los que estas valoraciones individuales nos pongan sobreaviso de que algún componente no haya jugado muy limpio, y se haya dedicado a dar la impresión de que sus aportaciones han sido mas significativas de lo que en realidad lo fueron.

He sido consultor durante cuatro cursos de aulas de trabajo en grupo de Multimedia y Comunicación en la UOC,  y más de una vez esta herramienta de evaluación me ha hecho rectificar mi valoración, sobre todo desenmascarando componentes que aparentan trabajar más de lo que en realidad lo hicieron.

Anuncios